Aprende a descifrar las señales que te envia tu cuerpo

Es muy importante que te conectes contigo y aprendas a escuchar y a prestarle atención a las señales que da tu templo. Por ejemplo, no dejes de asociar lo que comés con tu ánimo, con tu descanso, con tus ciclos menstruales, con tu piel, con tu pelo, con tu digestión, con tu vitalidad, con todo.

Para mí comer es nutrirme. Por eso trato de combinar el placer con la importancia de lo que significa comer. Como dijo Hipócrates, el padre de la medicina, 400 a. C. : “Que tu alimento sea tu medicina”.

Puede ser que no siempre tengamos el tiempo, pero también es cierto que nos cuesta romper nuestras rutinas y abrirnos a cosas nuevas. Cambiar nos fastidia.

¡Nos da pereza! Pensamos que no nos va a gustar o que va a ser difícil hacer el cambio. Eso fue lo que pensé yo, pero me aferré al desafío y hoy no puedo volver atrás. Terminar de comer y que no me duela la panza es una alegría, una bendición, un antes y un después en mi vida. Es posible si aprendemos a escuchar a nuestro organismo y si le damos lo que le hace bien. ¡Ni te cuento la energía que tengo desde que cambié mi dieta!

No te digo que te hagas vegetariana, vegana, o que comas todo crudo. Yo te cuento lo que hago yo, y creo que tu tienes que ver qué es lo que te hace bien.

Cuando uno aprendes a escuchar a tu cuerpo puedes hacer eso.

La primera señal de que algo no andaba bien, de en mi es que algo “ me hacía ruido”  fue la aparición de un chiflido en mi oído derecho. 

Aunque fui a averiguar de qué se trataba y me ocupé del tema, en su momento no supe comprender lo que esto venía a decirme. Era una señal de que yo no estaba bien, no era todo lo feliz que pensaba y vivía con un nivel de tensión que me desbordaba cada dos por tres. Ahora convivo con el chiflido muy amorosamente porque acepté lo que es. Mientras peleaba contra él lo padecí un montón, pero ahora amo mi ruidito, que por momentos es un ruidazo, y me tranquilizo porque el día que no lo escuche más será porque ya no voy a estar en este cuerpo. Además, estamos conectados él y yo y cuando se pone fuerte es porque me quiere avisar algo. Funciona como una alarma.

No des por sentado que lo que te pasa es normal, ni que está bien lo que todos hacen a tu alrededor: tomar una aspirina para el dolor de cabeza, un Ibuprofeno para el dolor de cintura, cinco tazas de café para poder funcionar y después un par de copitas para poder bajar, más un medicamento para poder dormir y dejar de pensar.

Comer frente a la tele para que te haga compañía, intoxicarte con las noticias antes de ir a dormir, querer matar a tus hijos, a tu cuñada, al taxista, al portero a ti misma. Te aseguro que todo eso NO es normal.

No te dejes estar con dolores que asumes como crónicos. Te ocupas todo el día de miles de cosas tan poco importantes ¿y no te vas a ocupar de resolver tus malestares? Aprende a escuchar a tu cuerpo antes de que se ponga a los gritos. No lo dejes llegar a tanto, pobre. Después le costará más volver al estado de salud y a veces no lo logrará. Pero no es su culpa, él está perfectamente diseñado.

No somos robots ni autos ni aviones. Sentimos. Pensamos. Y si aprendemos a escucharlo,  el cuerpo siempre nos cuenta qué necesita. Si estamos en contacto con nuestras emociones verdaderas y las sanamos, podemos evitarnos muuuchos disgustos, nos irá mejor en todo y no nos enfermaremos tanto. ¡Ni te cuento si además llevas una dieta saludable!

Toda enfermedad que llega al cuerpo físico empieza por la enfermedad del cuerpo sutil. Es decir, primero se enferma tu cuerpo emocional, que es uno de tus cuerpos sutiles; primero tu mente y después tu cuerpo físico. Por eso es importante, tanto para sanar como para no enfermar, que curemos nuestras heridas, que no estemos enojados, resentidos, que vivamos en el amor, con amor y respeto hacia los demás y hacia nosotros mismos. Tu me dirás que eso no se puede porque la vida es muy difícil y no siempre las cosas salen como uno espera. Puede ser, pero desde el lugar de víctima no se logra nada bueno. Si trabajas contigo misma para ser mejor y más feliz, lo vas a lograr. El ser consciente es una construcción. Yo sé de qué te hablo.

Además de escuchar las señales concretas que te da tu cuerpo, no dejes de escuchar esa voz que te cuenta todo, que te dice que no te quedes en una relación tóxica, aunque te quedas igual, que no vayas a determinado lugar aunque vas igual y la pasas como la mona. Presta atención a las cosas que te pasan en el cuerpo en determinadas situaciones y lugares. Todo habla de ti. El TrabajoPersonal es autoconocimiento, y conocernos nos da poder para elegir.

Naturalizar el dolor bloquea nuestra búsqueda de lo que necesitamos sanar.

Todo se puede arreglar AHORA. No dejes nada para más adelante. Más adelante no existe.

Tengo una inivitación muy especial para ti, abrí el reto de 30 dias para bajar de peso de una manera feliz, amigable y consciente, mi reto IMPARABLE para mujeres como tu que quieren comenzar a implementar hábitos sanos, sin sentir presión, sin sentirte ansiosa por dejar de comer, este cambo y trabajo interno es amoroso, esa es mi misíon.

Te presento a Marisell Cólon, que te cuenta su experiencia al trabajar conmigo.

Si quieres comenzar a vivir una vida sana y placentera, hagamos esto juntas por 30 días de la mano de mi RETO IMPARABLE.

Comenzamos el 01 de octubre de 2022

Da click aquí para conocer más y unirte ya mismo

Reto imparable oficial

 

Con amor.

Tu Coach

Carilú Torres

Facebook Comments Box
Please follow and like us:
RSS
Follow by Email
Instagram
Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
LinkedIn
Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba